lunes, 19 de julio de 2010

Enseñando a nuestros hijos a ahorrar

Son pocos los años que transcurren desde que los niños juegan con billetitos sin valor hasta que se enfrentan a decisiones reales que tienen que ver con el dinero. Este tiempo es muy importante para enseñarles cómo manejar sus "moneditas". Una de las primeras tareas es fomentarles el hábito del ahorro. Pero ahorrar por ahorrar no llamará su atención. Por eso te sugiero acompañar este esfuerzo de una meta, que en todos los casos debe ser real, alcanzable y adecuada a la edad del niño. Por ejemplo: para un pequeño en edad preescolar una meta puede ser comprar un dulce el fin de semana, mientras que para uno que curse la primaria puede ser adquirir un juguete. Otro aspecto que debes considerar es tener un lugar específico para guardar el ahorro. Puede ser desde una alcancía elaborada por ellos mismos hasta diferentes cuentas de ahorro diseñadas especialmente para pequeños. Busca formas extra para motivarlos: una manera divertida y atractiva que encontré para enseñas a mis hijas es elaborar tres alcancías diferentes que hicimos nosotros mismos de cartón y mis hijas las decoraron a su gusto (esto fue algo muy emocionante para ellas)
Cada alcancía tiene un propósito o un destino determinado para el dinero: la primera y más importante está destinado para dar (dar a la iglesia, compartir con los más necesitados y ayudar a quienes ellas quieran). La segunda alcancía tiene el propósito de ahorrar (para algún juguete o algo que ellas desean comprar) y la tercera es para gastar (este dinero está disponible para los dulces y golosinas que quieran comprar cuando gusten). El énfasis es establecer un orden de prioridades así como lo mostré. Primero los demás, luego nuestras metas y entonces nuestros deseos.
Esto es solamente una recomendación, pero depende de cada hijo y sus padres lo que quieran hacer.
Toma en cuenta estos consejos
Educa con el ejemplo: si tus hijos ven que despilfarras el dinero y no destinan nada al ahorro, ellos harán lo mismo.Cuando tu hijo alcance una meta felicítalo y acompáñalo a comprar el objetivo de su ahorro.Con el paso del tiempo fijen metas más ambiciosas. Esto hará que tu hijo se esfuerce más en ahorrar.Puedes asignarle tareas pequeñas en el hogar, que no afecten su rendimiento en la escuela, y a cambio otorgarle una pequeña cantidad de dinero. Le estarás enseñando que el dinero es el pago a un esfuerzo o trabajo.Un hábito se fomenta con el tiempo, por ello, el ahorro debe ser constante.
Proverbios 22:6 "Instruye al niño en su carrera: Aun cuando fuere viejo no se apartará de ella." Es nuestro deber enseñar a nuestros hijos en todas las áreas de la vida y una de ellas es sin lugar a dudas el aspecto financiero.

5 comentarios:

Daniela dijo...

Buen día, te tengo una pregunta: ¿puedo tomar un extracto de tu post para un boletín escolar? Por supuesto que incluiré la referencia.
Gracias.

Administrador dijo...

Claro que sí Daniela, con toda confianza, adelante, para eso son. gracias y felíz día

Stella Maris dijo...

Querido amigo, agradezco mucho su reflexión, realmente nos brinda un principio de Sabiduría para aplicar en la crianza de nuestros pequeños.
A veces debido a la vorágine diaria, no damos la necesaria atención a esta temática tan trascendente.
¿Podría compartirme consejos similares para los adultos?.
Bendiciones para usted y sus seguidores.

Stella Maris dijo...

He observado en varias parejas, serias discuciones relativas a la administración de sus ingresos.¿Cuál sería su opinión al respecto?.Gracias. Saludos cordiales.

Martina dijo...

Muy buen aporte. Enseñarles a nuestros hijos el valor del ahorro es importantísimo teniendo en cuenta que en las escuelas muchas veces no se brinda capacitación al respecto.